Una localidad pampeana que sabe levantarse después de caer

Una localidad pampeana que sabe levantarse después de caerUna localidad pampeana que sabe levantarse después de caerUna localidad pampeana que sabe levantarse después de caerUna localidad pampeana que sabe levantarse después de caerUna localidad pampeana que sabe levantarse después de caerUna localidad pampeana que sabe levantarse después de caerUna localidad pampeana que sabe levantarse después de caer

Alpachiri es una palabra quechua que significa “tierra fría”, y justamente en esta época de heladas bravas y en esta localidad pampeana que se ubica hacia el sureste de Santa Rosa, Rubén Muller experimenta su primer mandato como intendente.

El hombre de 58 años ya había sido funcionario hace 23 años cuando gobernó el peronismo por última vez en Alpachiri, y hoy es el máximo responsable político del lugar. Allí tuvo a sus tres hijos, que actualmente se encuentran cursando sus estudios universitarios y cuando pueden despuntan el amor por la música con el conjunto “Los Herederos del Ritmo”. “La localidad está bien, estamos haciendo un trabajo en todos los ámbitos para que no nos sorprenda ninguna causa de las políticas nacionales. Estamos tratando de llegar con nuestra área social a todos lados, tenemos grandes problemas pero no queremos dejar que crezcan. Comercialmente está tranquila pero no escapamos al ámbito general, hay incertidumbre por la estampida del dólar”, le contó Muller a Guía en La Pampa. Pasado y presente Alpachiri supo conocer un tiempo de pujanza cuando se encontraban en pleno funcionamiento la Cooperativa Agrícola Ganadera y las empresas privadas “Tulio Álvarez” y “García Márquez”, pero esos emprendimientos un día dejaron de existir y el pueblo sintió el cimbronazo. Sin embargo, sus habitantes salieron adelante. Hoy los mayores recursos productivos son la siembra de trigo, la ganadería, una industria láctea y una fábrica de muzzarella llamada “Cinlap” que es un consorcio donde participan 9 compañías lácteas privadas y 8 municipios pampeanos que poseen empresas de este rubro. Fue inaugurada en noviembre de 2015 y actualmente cuenta con 5 operarios y un gerente. “Tenemos una buena penetración en Santa Rosa y General Pico pero el desafío ahora es tratar de penetrar en otros mercados, Bahía Blanca y Neuquén. Como todo, estamos en crecimiento y nos agarra toda esta debacle de suba de precios que desfavorece a los tamberos”, manifestó el intendente, quien también se dedica a la actividad agropecuaria. Muller sabe que no son tiempos fáciles y por tal razón es fundamental saber optimizar los recursos. En ese sentido, asegura que hacia allí se dirige “la apuesta de nuestro gobierno, tratar de desarrollar nuestra localidad porque es un lugar hermoso para vivir y tenemos que intentar obtener valor agregado a partir de los créditos que le demos a la gente. Con pequeños microemprendimientos tratamos de ir haciendo grande y productiva nuestra localidad”. Más allá de las acciones que surgen de Nación y que van a contrapelo de lo que el funcionario quiere implementar, está convencido que “la única salida es trabajar y trabajar y generar para que los productos pampeanos y argentinos estén en la mesa todos los días”. “El Gobierno Provincial apostó con el frigorífico de Bernasconi para poder tener la posibilidad de que nuestros productos se conozcan a nivel país y de que tengamos el tránsito federal. Pero chocamos con esta situación incómoda donde el Gobierno Nacional no le encuentra el rumbo a la economía, asimismo los pampeanos debemos poner una luz de esperanza y seguir con fe  en nuestro trabajo acompañando a nuestro Gobernador que la tiene muy clara, que es un gran guía para todos los pampeanos y un referente a nivel nacional para poder estar presente en todos los ámbitos”, consideró el vicepresidente de la Asociación Argentina de Alemanes del Volga. Demandas El Jefe comunal describió los objetivos inconclusos que presenta en su gestión y resaltó la necesidad imperiosa de fuentes laborales para las mujeres. “Estamos abocados a que no podemos poner en marcha el tema textil y creo que no sólo acá, sino en casi todos los pueblos, hace falta trabajo para la mujer”, dijo. “Hoy la sociedad ha mutado, la mujer es sostén de familia en varios hogares, y esa es una deuda pendiente que tengo con la sociedad de Alpachiri. En su momento, pensé que lo textil era una salida importante, pero después se abrieron las importaciones y los emprendimientos textiles comenzaron a flaquear. Hemos invertido un dinero importante para que eso funcione, en principio eran 16 mujeres pero después se ha ido decayendo y ahora hay 6 trabajando”. Viviendas La problemática de viviendas no escapa a la realidad de Alpachiri, pero de todos modos Muller y su equipo de trabajo han alcanzado importantes logros en este ámbito. Reconoce que existe demanda por parte de los vecinos, aunque aclara que durante sus dos años y medio que lleva de gestión, y gracias al compromiso de Carlos Verna según afirmó el entrevistado, han entregado 23 casas (muchas de ellas estuvieron paradas por cinco años en gobiernos anteriores) y planean otorgar otras 4 la semana próxima. “En estos dos años y medio vamos a estar entregando un total de 29 viviendas, y la verdad que estamos muy orgullosos. También estamos trabajando en equipo con el IPAV, intendentes de otras zonas y la Secretaria de Asuntos Municipales para ver si podemos construir otras 10 viviendas más”. Nación presupuestó solamente poco más de 60 millones de pesos para construir casas en La Pampa en el 2019, ese monto alcanzaría para levantar 63 viviendas y Alpachiri se ha visto favorecido ya que le fueron destinadas 12; “pero desde el Gobierno Nacional se ha parado todo y castiga a nuestra provincia como si nosotros no fuéramos argentinos, en la campaña el presidente dijo que iba a gobernar para todos y a nosotros nos discrimina”, concluyó Muller.