Hecha la ley, hecha la trampa

Hecha la ley, hecha la trampa

Los controles de cambio que aplicó el Ministerio de Hacienda de Nación hace pocos días perjudican a pymes y ahorristas, pero los inversores pueden sacar ganancias comprando y vendiendo bonos en solo 10 minutos.

El gobierno nacional impuso una nueva restricción en la compra de dólares y eso inmediatamente disparó la aparición de un mercado ilegal paralelo donde la divisa estadounidense se vende algunos pesos más cara pero de manera ilimitada. Pues bien, este hecho está siendo aprovechado por el minoritario grupo que sabe de finanzas para hacer una simple maniobra que no es ilegal y les otorga alrededor de un 5% de ganancia. El mecanismo es conocido como “rulo” y consiste en comprar un bono en dólares que luego es vendido en pesos a la cotización del dólar MEP para posteriormente recomprar la divisa al precio oficial y así se quedan con la diferencia. Se llama dólar MEP al tipo de cambio implícito que obtiene un inversor por comprar un bono en pesos y venderlo en dólares. El “rulo” puede hacerse porque después que Nación aplicó controles en el mercado de cambios, el tipo de cambio mayorista dejó de ser la única referencia para los inversores. Ahora existen tres cotizaciones para la moneda norteamericana: la primera es el dólar paralelo, que se estaba negociando en $59 hasta ayer lunes, y las otras dos son el resultado de operar en la bolsa y poseen una diferencia de hasta 8 pesos (15%) con el dólar oficial. Los economistas denominan brecha cambiaria a la diferencia existente entre el dólar oficial y las otras cotizaciones. Este indicador debe ser seguido de cerca en los próximos meses porque la brecha crece en función del retiro que hacen los inversores del mercado interno, o sea, si la diferencia entre las cotizaciones aumenta es porque cada vez más inversores están sacando su dinero del país. Si la brecha sigue creciendo, el Banco Central podría empezar a regular la maniobra del “rulo”. Para ello tiene a mano diversas herramientas, una de ellas es limitar el plazo de liquidación de los activos, ya que por ahora está permitido comprar y vender bonos de forma inmediata (la operatoria hace ganar aproximadamente un 5% de lo invertido), pero hasta el 2015 el plazo mínimo exigido era de 48 horas, y esto ayudaba a desincentivar la compra de divisas en la bolsa. Un ejemplo de cómo funciona este mecanismo es el siguiente: tomando como referencia los distintos valores del dólar del lunes pasado ($58 el oficial, y $62 el MEP), un inversor o ahorrista con $58.000 compra 1.000 dólares y con ese dinero luego compra bonos en dólares. Acto seguido, los vende en pesos a una cotización de alrededor de $62.000. De esta forma, quien entró con $58.000 pasa a cobrar $62.000. Y con ese dinero vuelve a repetir toda la operación. Así se va haciendo el ahora famoso \\\"rulo\\\". La operatoria está limitada porque el Banco Central no deja comprar más de 10.000 dólares al mes. Se puede hacer por internet y girar fondos desde una cuenta de homebanking, sin embargo no es tan simple para el común de la gente debido a que se requiere un agente de bolsa y una cuenta comitente. Esto, para quienes tienen experiencia operando en el mercado es algo sencillo, pero para la mayoría de los ahorristas es una cuestión netamente desconocida. El Ministro de Hacienda de La Pampa, Ernesto Franco, consideró que el techo de 10.000 dólares mensuales que se pueden comprar es muy alto y no evitará que se siga produciendo fuga de capitales. En tal sentido, los especialistas coinciden en que si el gobierno nacional decide limitar aún más la compra de divisas, la diferencia entre dólar oficial y MEP crecerá más, y por lo tanto también lo harán las ganancias de un pequeño sector financiero que seguirá apostando al “rulo”.