Autocrítica cero

Autocrítica cero

Macri ya se quedó sin responsables a quien hacer cargo de sus propios errores y culpa a la democracia.

“Que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafaos, contentos y amargaos, varones y dublés/Pero que el siglo veinte es un despliegue de maldá insolente ya no hay quien lo niegue/Vivimos revolcaos en un merengue, y en un mismo lodo, todos manoseaos”, dice una de las partes del tango “Cambalache” que fue compuesto por Enrique Santos Discépolo en 1934. Pasaron 85 años de la escritura de esa letra y hoy sigue teniendo vigencia. Una muestra de ello la dio ayer el presidente Mauricio Macri cuando salió a hablar después de haber sido derrotado en las PASO y echarle la culpa a Alberto Fernández y sus votantes por la subida del dólar, la caída de las acciones de empresas argentinas en Wall Street, el aumento del riesgo país y todos los desequilibrios que en realidad son consecuencia de su mala gestión. Durante tres años y medio, el Jefe de Estado se la pasó hablando del gobierno nacional anterior al que culpaba de todos los males, y ahora como ese verso se terminó se la pasa culpando al gobierno que vendrá. Este comportamiento puede ser definido con una sola palabra: patético. Los analistas de distintos sectores coinciden en que la corrida cambiaria de ayer lunes fue hecha a propósito por el Poder Ejecutivo nacional. Esto nos lleva a preguntarnos qué es lo le espera a todos los argentinos de acá al 10 de diciembre. Los pronósticos realizados antes de las PASO no eran nada alentadores, así que con el resultado puesto y un Cambiemos ya sabiendo que la reelección le queda muy lejos, casi seguramente todo empeorará aún más. Las últimas mediciones proyectaban una inflación de 50% hacia fin de año y un dólar a $60. Lo de la divisa extranjera podríamos decir que ya se hizo realidad, y por lo tanto la subida del nivel de precios también acompañará esa movida. Se estima que la actividad económica caerá un 3%, respecto al año pasado. El tan ansiado déficit cero tampoco será posible alcanzarlo y encima la cosecha récord rendiría menos de lo esperado, en términos monetarios, producto de la devaluación ocurrida en los últimos 15 meses (y ni hablar si se actualizan los números con la corrida de ayer). Además, el sector agroexportador liquidó un 9,3% menos de divisas que en el 2018 según un informe de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y del Centro de Exportadores de Cereales. Otro asunto que preocupa mucho a la sociedad tiene que ver con el empleo, y los datos tampoco son positivos. El escenario hace prever que la caída del trabajo continuará. Los únicos sectores que experimentaron un incremento en los niveles de ocupación fueron los relacionados con las actividades primarias, pero en conjunto no es un área significativa porque no concentran ni el 10% del total del empleo registrado. El comercio, el transporte, la industria, las comunicaciones y la construcción, entre otros sectores, sigue teniendo despidos y derrumbes en sus niveles de actividad. En reiteradas ocasiones, Macri había pedido al kirchnerismo que realice una autocrítica sobre sus errores. Bueno, ahora es tiempo de que sea él quien haga ese ejercicio de reflexión hacia adentro y sea sincero con la opinión pública. Aunque sea para demostrar que le importa un poquito la democracia.