Los cordobeses y los porteños, los únicos fieles a Macri

Los cordobeses y los porteños, los únicos fieles a Macri

El oficialismo perdió las PASO para presidente en casi todas las provincias de Argentina.

Los resultados arrojados por las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias de ayer domingo sorprendieron hasta el más optimista de los macristas y de los peronistas/kirchneristas porque la diferencia de votos entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio fue realmente inesperada. El partido de la alianza gobernante solamente resultó ganadora en la provincia de Córdoba y en Capital Federal. En ambos lugares la diferencia fue muy amplia: en tierras mediterráneas la fórmula Macri-Pichetto cosechó 18 puntos más que Fernández-Fernández (48,18% a 30,39%), en tanto que en la ciudad portuaria ganó por 11 puntos (44,56% contra 33,16%). En la región Patagonia, el oficialismo fue un claro perdedor. Tierra del Fuego fue 55% para Alberto Fernández y 20% para Mauricio Macri, en Santa Cruz el Frente de Todos obtuvo 47% y Juntos por el Cambio 19%, en Chubut fue 51% para Fernández-Fernández y 22% para Macri-Pichetto, en Río Negro la oposición sacó 54% y el oficialismo 22%, en Neuquén el resultado fue 44% a 27% a favor de Alberto y Cristina, en tanto que en La Pampa la mitad eligió la misma fórmula ganadora y el macrismo cosechó 32%. En Cuyo se dieron los siguientes resultados: Mendoza se dio vuelta y esta vez votó en mayoría al peronismo/kirchnerismo, que consiguió40% de los votos contra 37% de Cambiemos, en San Juan la diferencia, siempre a favor de la oposición nacional, fue de 54% a 26%, y en San Luis ganó Alberto por 44% a 34%. La región Pampeana, donde está incluida Córdoba y Capital Federal, también tuvo resultados favorables a Fernández en las dos jurisdicciones restantes. Provincia de Buenos Aires le dio la victoria al ex Jefe de Gabinete por 50% a 29%, y Santa Fe hizo lo propio pero por una ventaja un poco menor, 43% a 33%. En el noreste de nuestro país, las cosas no cambiaron demasiado respecto a la tendencia nacional, y de hecho allí se dieron algunas de las diferencias más notorias. Entre Ríos, 45% para F-F y 35% para M-P, Corrientes, 53% para F-F y 33% para M-P, Misiones, 56% para F-F y 26% para M-P, Chaco, 55% para F-F y 25% para M-P, Formosa, 65% para F-F y 24% para M-P. Por último, la zona noroeste de Argentina también colaboró de manera contundente para que el binomio Alberto Fernández-Cristina Fernández lograra el aplastante triunfo. En Santiago del Estero fue abismal la diferencia, 75% para el Frente de Todos y 13% para Juntos por el Cambio, en Tucumán fue 59% a 24%, en Catamarca 57% a 25%, en La Rioja 50% a 31%, en Salta 48% a 20% (aquí la fórmula integrada por el gobernador local, Juan Manuel Urtubey, junto a Roberto Lavagna terminó tercera con solo el 18% de los sufragios), y en Jujuy no solo perdió el oficialismo nacional, sino que también lo hizo el oficialismo provincial de Gerardo Morales, que apoyaba la fórmula de Macri-Picheto, pero no alcanzó porque cayeron derrotados por 46% a 29%.