La muerte no es un gasto

La muerte no es un gasto

La Fundación “Estrellas Amarillas” exige pedido de disculpas a un funcionario nacional del área de Seguridad Vial por sus declaraciones.

El portal Infobae publicó una nota basada en el “Anuario Estadístico de siniestralidad vial 2018” que confeccionó la Dirección Nacional de Observatorio Vial, que depende de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, a cargo de Carlos Pérez. Entre los variados datos que difunde el informe hay uno que causó la indignación de esta ONG pampeana que se aboca a despertar conciencia para bajar la tasa de accidentes de tránsito en la provincia de La Pampa y reclamar por justicia cuando el caso lo amerite. “Las autoridades presentaron un estudio sin precedentes en Latinoamérica: la configuración de las víctimas viales en términos económicos. La siniestralidad vial -es decir, atacar los efectos de la siniestralidad- le cuesta al Estado argentino más de $175 mil millones, el equivalente a 1,7% del Producto Bruto Interno (PBI), lo mismo que pavimentar 3.380 kilómetros de rutas o construir 1.830 kilómetros de autopistas”, dice el artículo del medio porteño, apoyándose en la información del estudio hecho por el Gobierno Nacional. Ante esto, desde “Estrellas Amarillas” publicaron el siguiente mensaje en su Facebook: “Familiares que conformamos la organización Estrellas Amarillas repudiamos las últimas declaraciones del Director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) Carlos Pérez. De ninguna manera podemos avalar estas declaraciones tan desafortunadas y tan hirientes para nosotros que hemos perdido a nuestros hijos/padres/hermanos en siniestros viales totalmente evitables. Esperamos su formal pedido de disculpas y retractación pública. Cuando la ignorancia es mucha es mejor llamarse a SILENCIO!!”. El texto lo subieron acompañado con el link de la nota publicada por Infobae. Y la verdad que no están para nada equivocados en pedir una disculpa y retractación pública porque es inhumano comparar a las víctimas de tránsito con variables económicas. Cada persona muerta en accidentes viales no es un número, es alguien que tenía una vida, con proyectos, trabajos, amigos, padre, madre, hermanos. Es inconcebible que sean considerados como un recurso financiero, y se los asimile con la supuesta cantidad de kilómetros de rutas o autopistas que se podrían haber hecho si no se “gastaba” en ellos. Dicho sea de paso, ninguna parte de ese dinero se destinó a hacer rutas o autopistas en La Pampa, así que Nación no puede venir con ese cuento acá. Asimismo, el mismo artículo reconoce que el Estado argentino no ha logrado reducir la cantidad de víctimas por siniestros viales en los últimos tres años, sino solo estabilizar el nivel. Entonces, quizás deberían invertir más en desarrollar campañas y operativos que sirvan para cuidar a la ciudadanía y en el futuro podría llegar a descender el “gasto” que a ellos tanto les molesta.