“Industricidio”, el genocidio de las pymes

“Industricidio”, el genocidio de las pymes

15 mil pequeñas y medianas empresas ya cerraron, y están en riesgo otras 5.000 para este año si no hay un cambio de rumbo económico.

No es una novedad que la crisis económica generada por el Gobierno Nacional está haciendo desastres en el sector industrial argentino, pero repasar los números nunca viene mal para tomar dimensión del drama en el que estamos inmersos. Las pequeñas y medianas empresas de nuestro país no son un factor menor, ellas generan el 70% de las fuentes laborales. Según datos del Ministerio de la Producción de la Nación, a mitad del 2018 existían más de 800 mil pymes que daban trabajo registrado a 4.200.000 personas. Pero la situación viene empeorando drásticamente en los últimos años. Leonardo Bilanski, presidente de la Asociación de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino (ENAC), criticó a Mauricio Macri por no reconocer el estado de retroceso grave que vive el sector. La semana pasada se concretó una reunión histórica, por la convocatoria, en Buenos Aires, donde asistieron más de 600 pequeños y medianos empresarios que están preocupados por el futuro de Argentina, ya que consideran que el próximo gobierno nacional deberá reconstruir el tejido social y productivo, y en esa tarea consideran que las pymes son fundamentales. “Cada día cierran cincuenta pymes de la industria y el comercio, por eso estamos preocupados en rescatarlas, en que ese número baje de manera urgente”, graficó Bilanski en diálogo con Radio Noticias. El dirigente adelantó que pedirá al Senado de la Nación que declare la emergencia del sector para que la AFIP frene con los embargos. Además de la retracción de la economía, las pymes sufren la alta presión impositiva. “Nos mandan a una situación delicada porque cuando vos te empezas a financiar con lo que tenés a mano, proveedores e impuestos, viene la AFIP, te embarga y te da la estocada final. Así están cayendo cientos de pymes”, sentenció. El nuevo modelo económico neoliberal está haciendo estragos en la industria nacional y cada 24 horas son miles los trabajadores que quedan en la calle. Bilanski argumenta que es necesario un cambio de rumbo en la política de Cambiemos, pero no confía en que eso vaya a suceder. Recordó que fue la Unión Industrial Argentina (UIA) quien instaló años atrás el “relato” de que las empresas estaban estancadas. Por supuesto que había cuestiones a mejorar, pero por lo menos se “trabajaba”, justificó el presidente de ENAC su posición. El objetivo es que en el próximo gobierno se puedan crear 300 mil nuevas pymes para convertirnos en un país desarrollado con una tasa de entre 40 y 60 pymes por cada mil habitantes. Hoy estamos lejos, debido a que esa tasa es de 20 firmas cada mil personas.