Bronca del Gobierno Nacional contra la Corte Suprema

Bronca del Gobierno Nacional contra la Corte Suprema

Cambiemos salió a criticar la decisión de postergar el inicio del juicio contra Cristina Fernández.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación emitió una resolución ayer martes en la que solicitaron, “con carácter de urgente”, el expediente de una de las causas que pesa contra la ex presidenta y que estaba en poder del Tribunal Oral Federal Nº2. La decisión fue tomada por cuatro magistrados del máximo órgano judicial (Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Elena Highton de Nolasco), en tanto que el presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, fue el único que no estuvo a favor de la medida. El objetivo es analizar las intervenciones de la Cámara de Casación en el proceso y determinar si los planteos hechos por los acusados son admisibles. Contra esto, varios funcionarios del Gobierno Nacional salieron a cuestionar a la Corte. Germán Garavano, Ministro de Justicia y Derechos Humanos, dijo que “es un fallo muy inusual con un condimento político muy grande”, y consideró que “esto lo que hace es impedir la realización de un juicio oral, que es el momento donde los fiscales acusan y las partes acusadas se defienden”. Según él, “la revisión de la Corte o de las Cámaras son después de hecho el juicio y dictada la sentencia”. Asimismo, remarcó que la Oficina Anticorrupción había solicitado que el juicio contra Cristina, cuyo inicio estaba previsto para el próximo 21 de mayo, comience igual. Por su parte, Laura Alonso manifestó que los jueces de la causa saben que pueden dar comienzo al proceso judicial en la fecha estipulada ya que “ni siquiera esta alocada decisión de la Corte lo suspende”. La titular de la Oficina Anticorrupción opinó que la determinación de los jueces máximos es “una escandalosa resolución con olor a Alberto Fernández en busca de impunidad para la ex presidenta” y la definió como “una vergüenza republicana”. Justo ella, que hace semanas afirmó que durante su gestión no impulsará acciones judiciales contra el gobierno de Mauricio Macri. Otro de los macristas que habló fue Pablo Tonelli, diputado nacional y consejero de la Magistratura, quien cree que la decisión de los magistrados supremos “parece una especulación en un año electoral”. En la causa judicial en cuestión están procesados la ex presidenta, el ex Ministro de Planificación, Julio De Vido, y el empresario Lázaro Báez, que está detenido desde 2016, entre otros imputados. La propia Cristina solicitó que se haga una auditoría, como medida de prueba, sobre todas las obras públicas que se hicieron en los 12 años de gobiernos kirchneristas, sin embargo el pedido no fue concretado por las autoridades.