Los radicales pampeanos no se ponen de acuerdo ni con una ley

Los radicales pampeanos no se ponen de acuerdo ni con una ley

Una precandidata a diputada provincial postuló la idea de crear un Boleto Estudiantil Gratuito para toda La Pampa, pero un ex secretario municipal lo consideró “un exceso de optimismo”.

Agustina García ocupa el quinto lugar en la lista de precandidatos que postula a Daniel Kroneberger como gobernador de La Pampa y en noviembre pasado formó parte de la presentación del proyecto de ley para la creación del Boleto Estudiantil Gratuito. La militante de Franja Morada considera que esa iniciativa posibilitaría que los jóvenes viajen gratis a las ciudades grandes de nuestra provincia donde se dictan carreras universitarias y terciarias. “Creo que esto sería una gran ayuda para que los jóvenes de menores recursos puedan acceder a la Universidad”, opinó la estudiante de Química en una entrevista con Plan B Noticias. Enorme contradicción la de García, ya que avala a un Gobierno Nacional que acaba de eliminar los subsidios al transporte y encima intenta echarle la culpa a las provincias por esa decisión y sus consecuencias. Así lo entendió incluso otro radical de mayor trayectoria como Pedro Salas, quien en su Facebook personal criticó la idea de la joven precandidata diciendo que es un “exceso de optimismo”. El ex funcionario municipal reconoció que se trata de una lucha histórica para los estudiantes “pero en medio de la crisis generalizada por la quita de los subsidios y estando declarada la emergencia del transporte público, con aumentos del 25 al 30% en el precio de los boletos, con modificación de recorridos, reducción de frecuencias y retiro de unidades tanto en líneas urbanas como interurbanas, la propuesta suena como un exceso de optimismo discordante con al realidad”. Asimismo, el ex secretario de Gobierno durante la intendencia de Francisco Torroba, remarcó que lo importante en este momento es “decirle a todos los pampeanos cómo haríamos para mantener accesible y posible la prestación de un servicio público esencial para los sectores más humildes”. Lamentablemente, la gestión de Altolaguirre no puede garantizar ninguna de esas dos cosas, ni la accesibilidad porque el boleto aumentó y eso significa que mucha gente ya no pueda o no quiera pagarlo, ni la prestación ya que ahora los colectivos pasan cada 45 minutos como mínimo y se eliminó una línea del recorrido. La comuna santarroseña esperó la ayuda del Gobierno Provincial que, acertadamente, en esta ocasión no acompañó porque no le corresponde hacerse cargo del ajuste que impulsa la propia alianza a la que ellos pertenecen.