Mendoza derrocha el 40% del agua potable que produce

Mendoza derrocha el 40% del agua potable que produce

Un funcionario cuyano reveló que la sociedad mendocina no cuida el agua como dijeron sus gobernantes en la Audiencia Pública por el río Atuel que se realizó ante la Corte Suprema.

“Es una preocupación el consumo desmedido de agua potable, tenemos una pérdida en red y por derroche de alrededor del 40% del agua potable que producimos, y en una situación de crisis hídrica se ha puesto el acento en optimizar el uso del recurso, ya sea por concientización o por sancionar el derroche”, manifestó Juan Pablo Eraso, director de Agua y Saneamiento de Mendoza (Aysam). Las declaraciones, según publicó el Diario San Rafael, fueron hechas durante una entrevista con radio FM Vos. Allí, el funcionario afirmó que los mendocinos pierden el 40% del agua potable que producen por dos causas: redes deficientes y derroche de los usuarios. En ese sentido, Eraso informó que están intentando avanzar con un plan de instalación de medidores para lograr un mejor diagnóstico de la situación, aunque adelantó que ese proyecto está muy verde y ni siquiera podría llegar a hacerse en la actual gestión. Otro detalle no menor de los datos aportados por el entrevistado es que la ciudad de San Rafael, donde muchos de sus habitantes usan agua del río Atuel, también tiene un derroche de este vital recurso que llega al 40%. “Inspectores tenemos dos nada más”, admitió Eraso, o sea que los vecinos pueden hacer lo que deseen con el agua total nadie controla. Otros factores que también hacen que los mendocinos desperdicien el agua son sus ineficaces y obsoletos sistemas de riego y los canales ilegales que construyen los productores para desviar agua del río Atuel y usarlas en sus plantaciones. Pero claro, eso no lo pueden decir porque echaría por tierra el discurso del gobernador Alfredo Cornejo de que hay sequía y por eso el Atuel no puede correr libremente, tal como ordenó la Corte Suprema de Justicia. Justamente, en la audiencia pública desarrollada el 14 de junio de 2017 en la sede del máximo tribunal judicial de Argentina, las autoridades y especialistas cuyanos quisieron hacernos creer que son una provincia que administra de manera responsable este recurso. Sin embargo la verdad está a la vista, no son buenos administradores, son egoístas y unos pésimos gestores de cuidar el agua y compartirla, ya que no sólo deberían hacerlo por una imposición de la Justicia sino también como un gesto de humanidad para con los habitantes de aguas abajo.