La especulación electoral de Cambiemos

La especulación electoral de Cambiemos

El PRO y la UCR no saben qué hacer respecto a las elecciones para gobernador e intendentes en todo el país. Van tanteando el panorama con encuestas para ver qué es lo que más les conviene.

Los gobernadores que pertenecen a la alianza Cambiemos todavía no definieron si van a desdoblar las elecciones en sus distritos o si las realizarán paralelamente a las nacionales que son el 11 de agosto (primarias) y 27 de octubre (generales). Las nueve provincias que ya confirmaron que adelantarán los sufragios, entre ellas La Pampa, están gestionadas por el Partido Justicialista o por partidos provinciales. La incertidumbre de los mandatarios macristas se debe, principalmente, a que todavía no saben cuál es la estrategia que más les conviene, teniendo en cuenta que la imagen presidencial y del Gobierno Nacional no ha parado de caer. Sea como sea, habría dos opciones en danza: unificar todos los comicios en las provincias donde gobierna Cambiemos para hacerlos coincidir con la elección nacional o desdoblar de manera repartida con el objetivo de ir contrarrestando el impacto de las victorias peronistas que seguro se irán dando en varios distritos antes de agosto. El caso fundamental es el de la provincia de Buenos Aires, con María Eugenia Vidal a la cabeza. Desde Casa Rosada esperan el resultado de encuestas que muestren cómo se encuentra actualmente la imagen de Macri, quien está hace casi un mes de vacaciones en Villa La Angostura. Es decir, si el presidente presenta una levantada firme en la consideración social es posible que las elecciones bonaerenses se desdoblen para que Cambiemos pueda competir en municipios controlados por la oposición sin que aparezca la boleta de Cristina Fernández. En cambio si la imagen presidencial sigue baja, la gobernadora no desdoblaría para ayudar a Macri en su reelección. Los macristas de Buenos Aires se ilusionan con pasar de gobernar 69 municipios a gobernar 110 si votan separado de la elección nacional, aunque acatarían la decisión de Macri y consideran que el gran obstáculo es el Jefe de Gabinete Marcos Peña, quien no estaría de acuerdo con desdoblar en territorio bonaerense. Asimismo, el Ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien está a cargo del armado electoral de Cambiemos a nivel país, declaró días atrás que todavía no hay nada definido y que la decisión se tomará en función de garantizar la reelección de Mauricio Macri. Importantes socios del PRO, como los gobernadores Gerardo Morales (Jujuy) y Alfredo Cornejo (Mendoza), no han insinuado nada públicamente sobre si adelantarán los sufragios en sus provincias o no. Pero el que sí expresó su opinión fue Horacio “Pechi” Quiroga, candidato radical a la gobernación de Neuquén que ayer estuvo reunido con el presidente de la Nación en el country Cumelén: “Si yo fuera gobernador de provincia, ataría la elección local a la nacional para fortalecer la reelección de Macri”, dijo. Al parecer, Cambiemos quiere ganar las elecciones con especulación y estrategia, como si eso alcanzara para echar por tierra todo el desastre económico, industrial, laboral y social que están llevando adelante con sus políticas. Si se hubiesen preocupado por gobernar para las clases medias y bajas en vez de para sus amigos, seguramente no tendrían tantas dudas a esta altura del partido.