El Gobierno de Río Negro quiere manejar la barrera "comercial" del río Colorado

El Gobierno de Río Negro quiere manejar la barrera

La gestión provincial del Gobernador Alberto Weretilneck está analizando la posibilidad de asumir la administración económica y financiera de la Barrera Sanitaria, con el fin de lograr una “profesionalización” en los controles.

Según publicó el diario “Río Negro”, el Ministro de Agricultura de esa provincia, Alberto Diomedi, expresó que el esquema a utilizar y el ofrecimiento de la iniciativa fue compartido con el resto de las provincias patagónicas y la Nación. Todavía no estaría definido si la administración correría por cuenta de Río Negro Fiduciaria o de Funbapa, además de concertar el aporte que haría cada parte, pero el manejo sanitario quedaría en manos del SENASA. El objetivo, que según el medio citado fue evaluado por Diomedi, los gobiernos patagónicos y las entidades ganaderas, sería que el SENASA deje de hacerse cargo de las funciones administrativas y patrimoniales. El organismo sanitario nacional actualmente posee limitaciones para implementar modificaciones en el sistema y los recursos obtenidos por el mismo van a parar a la caja nacional y SENASA no tiene directa disponibilidad de ellos, por lo cual la idea sería, explicó el funcionario rionegrino, implementar controles integrados. De los 14 puestos de controles que existen en la Patagonia, la mayoría están instalados en la provincia de Río Negro, de ahí la justificación gubernamental sobre la importancia de organizar de manera fehaciente la cuestión. Además está ATE, como un actor fundamental que entra en la discordia y que ya expresó sus reclamos, incluso con una suspensión de los controles. Por otro lado, también está el sector ganadero, el cual considera que se debe “mantener un sistema de vigilancia activo” pero más moderno, y cuyos controles deben seguir siendo aplicados por SENASA aunque, del mismo modo, quieren que las provincias debatan la posibilidad de una “mayor autonomía en la administración de los recursos diarios”. El Gobierno rionegrino estima que necesitarán 280 millones de pesos anuales para solventar salarios, funcionamiento, capacitación e inversiones. Hoy en día los precios de canon son de $25 para los autos y $250 para los camiones, pero Diomedi informó que “esos costos están desactualizados” y consideró que,”por lo menos, hay que llevarlos al doble”. Los dichos del Ministro de Agricultura de Río Negro, develan, de alguna manera, los verdaderos propósitos del mandatario Weretilneck que está más preocupado por recaudar con esa barrera comercial, que él sigue insistiendo en denominar “sanitaria”, que por apoyar el federalismo del país y dejar que La Pampa pueda vender carne con hueso al sur del río Colorado.