“Todas las posibilidades están abiertas, menos la de ser presidenta”

“Todas las posibilidades están abiertas, menos la de ser presidenta”

María Eugenia Vidal dejó abierta la chance de ir por un segundo mandato en la provincia de Buenos Aires ya que aseguró que el único cargo al que no aspiraría sería al de presidenta.

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, fue entrevistada en el canal oficialista TN y habló sobre su futuro político, sobre su relación con Macri y sobre la causa de los supuestos aportantes truchos durante su campaña política del 2017. La dirigente afirmó que hasta el momento no definió ninguna candidatura y que tomará esa decisión el año que viene pero adelantó que “todas las posibilidades están abiertas, menos la de ser presidenta”. Justificó su idea en que se trataría de “un tema de energía”, es decir, de ganas personales. “A este puesto hay que ponerle el cuerpo, y salir a recorrer, y eso supone una disposición importante”, indicó la mandataria, al tiempo que agregó que fue “un año difícil, pero Cambiemos vino a representar la vocación de una transformación que pedía la gente que va más allá de lo económico, y pudo avanzar, para siempre, en la provincia”. Sin embargo, las encuestas no le estarían dando la razón ya que cada vez más personas expresan su descontento y decepción con la gestión bonaerense. “Hay una inmensa mayoría de argentinos y bonaerenses que quieren paz, y no creo que en esa mayoría haya vocación de generar violencia”, dijo Vidal. Seguramente en ese grupo no estaría incluida la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien instó a los argentinos a andar armados si lo desean y defiende una política de mano dura que nunca da resultado. Por otro lado, aclaró que el pedido de actualización del Fondo del Conurbano no generó ninguna disputa con Mauricio Macri y que seguirá insistiendo con su reclamo. “Mauricio acompañó mi reclamo para recuperar el Fondo, ahora le pedí actualizarlo. Una relación, después de 16 años de trabajo, no cambia por un pedido”, sostuvo la funcionaria. Por último, se refirió al caso de los supuestos aportantes truchos que habría usado durante sus campañas políticas del 2015 y 2017, y que actualmente está siendo investigado por la Justicia. Atinó a decir que “lamentó” que “se ponga en duda” su honestidad, como si las cuestiones de política pública fueran un tema de creencias y no de comprobación mediante pruebas, testigos y demás elementos que confirmen o desechen la veracidad de un determinado delito.